Sanidad estudiará con médicos y pacientes la situación de los implantes en Europa

Una investigación periodística mundial ha desvelado hasta 25.000 incidentes en España en la última década por fallos de control en implantes de uso sanitarios

El Ministerio de Sanidad se reúne hoy con pacientes y las sociedades científicas relacionadas con implantes y productos sanitarios para analizar la situación

El Ministerio de Sanidad convocará una reunión con asociaciones de pacientes y con las sociedades científicas relacionadas con implantes y productos sanitarios para analizar la situación de los mismos en Europa. Así lo ha anunciado horas después de hacerse pública una investigación periodística internacional en la que se desvela que en los últimos 10 años ha habido hasta 25.000 incidentes en España por fallos de control en implantes de uso sanitario.

Tras un año de trabajo, este análisis mundial, realizado por 59 medios internacionales (en España, El Confidencial y La Sexta) y coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), ha recopilado al menos 5,47 millones de incidentes adversos en todo el mundo entre 2008 y 2017. Es decir, 1.500 fallos notificados cada día. En España, casi ocho cada día.

Las cifras de esta investigación (‘The Implant Files‘) muestran que los fallos en el control de implantes médicos son más habituales de lo que deberían. No obstante, Sanidad argumenta que «España cuenta con una estricta normativa de control de productos sanitarios que garantiza a la ciudadanía los mayores niveles de protección de la salud».

A pesar de ello, aseguran fuentes del Ministerio de Sanidad, «se impulsarán las mejoras que sean necesarias del sistema, destinadas a aportar garantías a los productos y seguridad a los pacientes». En esta línea, recuerdan que «la ministra, María Luisa Carcedo, presentó en octubre la Guía de Actuación para pacientes portadoras del anticonceptivo ‘Essure‘», elaborada por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) a requerimiento de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), y que «el trabajo y el diálogo compartido entre administraciones, profesionales y pacientes» será la tónica de las actuaciones que se vayan a tomar.

En palabras de Marta García Redondo, especialista en Cirugía Plástica y Reparadora en el Hospital Universitario La Paz de Madrid, «sí creo que es bueno cualquier esfuerzo que se haga por parte del Estado para mejorar el control. No se trata de transmitir una falsa alarma de inseguridad, pero sí es verdad que no todos los implantes son iguales ni de la misma calidad».

La investigación internacional señala que, según datos de la Agencia estadounidense del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés), a lo largo de la última década, más de 82.000 personas de los cinco continentes han fallecido y 1,7 millones han sido víctimas del defectuoso funcionamiento de diferentes tipos de implantes médicos.

‘The Implant Files’ ha creado la primera base de datos global de alertas sobre productos sanitarios, de tal manera que se pueden encontrar alertas de seguridad, ceses de comercialización o notificaciones de mal funcionamientos acerca de implantes, marcapasos, desfibriladores y otros productos sanitarios. En muchos países, como España, Finlandia o México, esta información ni siquiera es de acceso público.

Concretamente en nuestro país, tal y como publican El Confidencial y La Sexta, menos del 10% de las alertas relacionadas con productos sanitarios se hacen públicas en la web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitario(AEMPS).

Las informaciones obtenidas en el marco de esta investigación apuntan a la falta de control de los organismos de supervisión y presiones por parte de las grandes multinacionales sanitarias, que financian ensayos y estudios para probar la ausencia de riesgos asociados a los productos.

Según se detalla, el sistema europeo resulta ser especialmente permisivo a pesar de contar con 56 organismos notificados con capacidad de otorgar el marcado CE. En España, la AEMPS estima que hay unos 50.000 productos sanitarios con marcado CE, aunque reconoce que, debido a la legislación actual, «no puede conocerse a ciencia cierta el número de productos con marcado CE que se están utilizando«. Además, también admite que «muchos incidentes adversos se remitieron al sistema de vigilancia de medicamentos y no al de productos sanitarios, donde correspondía, generando un «caos de información».

Fuente:

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2018/11/26/5bfbce0be5fdea183d8b464b.html