Los médicos de Atención Primaria cortan la Gran Via de Barcelona en el primer día de huelga

Los convocantes del paro cifran el seguimiento en el 77%, aunque la Generalitat lo rebaja al 45%.

Los médicos de atención primaria han salido a la calle este lunes en el primero de los cinco días de huelga convocados para protestar por la presión asistencial y los recortes que arrastra el sector desde 2011. Varios centenares de facultativos se han concentrado a las puertas del Instituto Catalán de la Salud (ICS), la empresa pública que gestiona ocho grandes hospitales y el 80% de la atención primaria y, al grito de Canya canya canya, que l’ICS m’escanya (Caña, caña, caña, que el ICS me estrangula), han cortado la Gran Via de Barcelona, una de las principales arterias de la capital catalana.

Según Metges de Catalunya, el sindicato convocante de la huelga, el seguimiento en el turno de mañana en el primer día de paros ha sido del 77,3% (91% en Barcelona, 78% en Girona, 74% en Lleida y 66% en Tarragona). El Departamento de Trabajo de la Generalitat, no obstante, ha rebajado esta cifra al 45%, aunque contando como personas que no han secundado la huelga aquellos que hacían servicios mínimos. Los datos del Govern apuntan que, hasta las 10.30 de la mañana, 1.103 facultativos habían hecho huelga, 817 estaban ejerciendo servicios mínimos y 585 no habían participado en los paros. Esto significa que, sin contar los servicios mínimos, el seguimiento de la huelga ha sido del 66%.

Con pancartas, megáfonos y pitos, alrededor de un millar de facultativos, según los organizadores, han tomado la calzada y han cortado el tráfico a la altura de la calle Balmes, donde está la sede del ICS. Durante la concentración, que ha contado con el apoyo de Marea Pensionista y Marea Blanca, los médicos también han entrado en la sede de la institución, donde han llevado a cabo una protesta pacífica.

Ataviados con sus distintivas batas blancas, los facultativos han lanzado consignas contra el director gerente del ICS, Josep Maria Argimon, y han reclamado más recursos para la atención primaria. Tras unos 20 minutos de protesta, han salido al exterior y se han dirigido hacia la sede de la Unión Catalana de Hospitales, una de las patronales del sector.

Los motivos de la huelga responden al hartazgo de los profesionales, cansados de ser, en sus propias palabras, «la hermanita pobre del sistema». De hecho, si bien el sector hospitalario ya ha empezado a notar ligeramente los brotes verdes de la recuperación económica, la atención primaria se queja de que a los centros de atención primaria (CAP) no ha llegado. Durante los recortes, ejecutados por el expresident Artur Mas, la atención primaria perdió cerca de un millar de facultativos y el poder adquisitivo se redujo hasta un 30%, según Metges de Catalunya (MC), sindicato convocante de la huelga. El hastío de los profesionales ha sido tal que incluso la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria, un ente de carácter científico, se ha posicionado reclamando 300 médicos más en el territorio, un 50% más de plazas de médicos residentes y cubrir las sustituciones.

Antoni Vives y Marta Sarrós, de 57 y 58 años respectivamente, son médicos de familia de Hospitalet de Llobregat desde hace 27 años. “Es un asunto que se ha ido cronificando, jubilaciones que no se cubrían, que se han ido supliendo con sobreesfuerzo”, declara Vives. “No podemos más, acabamos el turno agotados”, protesta Sarrós, y advierte: “Cuando dentro de cinco años se jubile nuestra generación, el problema va a ser mucho mayor”.

También se han unido a la huelga los que están dando sus primeros pasos en la sanidad. Elena Pérez de 27 años acaba de empezar como residente en el Área Básica de Salud de Martorell y ha secundado la protesta con un grupo de residentes. Como sus compañeros más veteranos se quejan de la presión asistencial y de un empeoramiento en su formación. “Nuestros tutores deberían tener menos pacientes. Con el número actual es inviable que se detengan en los casos para explicarnos”.

Nayra Dopazo ha dedicado 11 de sus 40 años a la pediatría. Actualmente trabaja en el CAP Vila Olímpica de Barcelona y reclama una mayor contratación. “Muchas veces se cubren las plazas por médicos de familia”, señala Dopazo.

Tensa negociación

A cambio de desconvocar la huelga, el ICS ha ofrecido a MC la incorporación inmediata de 200 facultativos para atender a las necesidades urgentes de la plantilla, más autonomía a los CAP para gestionar su propio presupuesto y sus recursos humanos y la recuperación del 100% de las bonificaciones vinculadas al logro de objetivos (las conocidas como DPO en el argot médico).

Sin embargo, el punto de conflicto con MC y de desacuerdo en todas las mesas de negociación es la dedicación a los pacientes en las consultas. El ICS ha ofrecido que los médicos tengan una media de 12 minutos por paciente, pero MC reclama que esos 12 minutos no sean una media, sino que se establezcan como un mínimo imprescindible, de forma que las visitas también se limiten a 28 diarias. Esta tarde se volverán a reunir las partes en una nueva mesa de negociación para intentar acercar posturas y llegar a un acuerdo que permita desconvocar los paros.

LAS OTRAS HUELGAS SANITARIAS

De forma simultánea a la huelga de médicos de atención primaria del ICS se han convocado otros paros que han tenido un seguimiento desigual. Metges de Catalunya también había llamado a la huelga a otros 10.000 médicos de la sanidad concertada (desde hospitales hasta atención primaria y centros sociosanitarios y de salud mental) par reclamar mejoras retributivas y laborales que, aseguran, el recién firmado convenio de la concertada no contempla (las patronales lo firmaron con CCOO, UGT y SATSE). En este caso, el paro ha tenido un seguimiento del 73%, según MC. El Govern, sin embargo, ha indicado que el paro en la sanidad concertada solo fue apoyado por el 16% de los facultativos de atención primaria, el 14% de los de hospitales concertados, el 5,7% de los médicos del sector sociosanitario y el 4,6% de los de salud mental.

La CGT, por su parte, también había extendido la convocatoria de huelga de médicos de atención primaria del ICS al resto de profesionales de los centros de salud que pertenecen a la empresa pública. El Departamento de Trabajo ha indicado que, hasta las 10.30, apenas 247 trabajadores secundaron esta huelga. Unos 1.600 hicieron servicios mínimos y más de 4.000 fueron a trabajar.

Fuente:

https://elpais.com/ccaa/2018/11/26/catalunya/1543235921_048380.html