Implantes médicos: un nuevo escándalo destapado por la prensa

Nuevo escándalo relacionado con la salud. El ‘Informe Implantes’ ha destapado que alrededor del 90% de los productos para ser utilizados como implantes -prótesis, lentillas, anticonceptivos, marcapasos…- en algunos de los centros autorizados en la Unión Europea para imponer el sello de calidad requerido para su comercialización pasan los controles sin ensayos clínicos rigurosos y en ocasiones, con meros informes. Agujeros en los sistemas de control que dejan sólo en España alrededor de 5.000 incidencias al año. En todo el mundo se calcula que podrían haber millones de afectados.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, el mismo equipo de ‘Los Papeles de Panamá’ y de la ‘lista Falciani’, ha destapado el ‘Informe Implantes’, un escándalo con graves consecuencias para la salud en todo el mundo.

Tal y como han avanzado ‘La Sexta’ y ‘El Confidencial’ -medios españoles adheridos a dicho consorcio junto a otros 59 medios internacionales como la BBC, Le Monde o ‘The British Medical Journal’ en el que trabajan más de 250 profesionales-, los resultados de la investigación revelan que sólo en España se registran 13 incidencias al día referidas a todo tipo de implantes: marcapasos, lentillas, prótesis de cadera… Es decir, unos 5.000 fallos al año en un país en el que se realizan cerca de 300.000 implantes anuales.

Los profesionales que han elaborado la información calculan que se habrían registrado al menos 5,47 millones de incidentes adversos en todo el mundo entre 2008 y 2017 por estos implantes defectuosos.

El origen del problema estaría en la ausencia de un organismo único de control o criterios comunes. A diferencia de lo que ocurre con los medicamentos, área en la que la Agencia Europea del Medicamento gestiona todo lo relacionado en el ámbito europeo, el control del amplio mercado de los implantes médicos está disperso en 52 organismos diferentes, públicos y privados, cada uno con un nivel de laxitud diferente a la hora de otorgar el sello ‘CE’ de calidad para comercializarse en la Unión Europea.

Según ha destapado esta investigación en algunos centros el 90% de las autorizaciones a los productos se realizan con meros informes de los productores sin necesidad de llevar a cabo ensayos clínicos adicionales o reduciendo estos a pruebas con ovejas o a un número ínfimo de humanos, en el mejor de los casos. Auténticos «coladeros», denuncian los autores de la investigación. Por su parte, los pacientes denuncian sentirse utilizados como cobayas.

A nivel mundial el problema se agrava porque productos prohibidos en un país pueden comercializarse en otro o al revés. Por ejemplo, en EEUU habrían vetado algunos productos por no considerar suficientes los controles europeos.

Esta falta de controles habría provocado dolor y sufrimiento a muchas personas que en ocasiones ni siquiera se plantean que el origen de sus dolencias podría estar en un implante defetuoso.

‘La Sexta’ contactó con víctimas de distintos implantes. Desde una mujer que fue sometida a varias operaciones de ginecología en las que perdió las trompas de falopio y después el útero por fallos con el anticonceptivo Essure, a pacientes con prótesis de cadera defectuosas que tuvieron que ser reoperados… Un hombre que no puede caminar por culpa de una prótesis de rodilla caducada o una mujer que quedó ciega tras un implante de lentillas permanentes.

Un escándalo del que los médicos también serían víctimas puesto que la falta de detalle en los certificados de calidad sobre los orígenes del producto y los controles pasados los implantes les obliga a trabajar con sus pacientes en base a la confianza de su experiencia en muchos casos.

El precedente de los implantes PIP

Este ‘Informe Implantes’ viene a dar una vuelta a otro fraude sanitario a nivel mundial que se destapó en 2011 en relación a las prótesis mamarias del fabricante francés Poly Implant Prothèses (PIP) que afectó a más de 300.000 mujeres en todo el mundo.

En el caso de los implantes mamarios PIP se detectó que el riesgo de rotura triplicaba la tasa habitual suponiendo un grave riesgo para las usuarias puesto que el contacto directo con la silicona podía tener consecuencias muy graves, incluido el desarrollo de cáncer. En el 2015 llevó a Francia a plantearse incluso la prohibición de los implantesmamarios.

Precisamente el mes pasado el Tribunal Supremo en Francia anuló la decisión que eximía de responsabilidad a la sociedad alemana TÜV Rheinland por no alertar del riesgo de las prótesis mamarias PIP pese a los indicios que indicaban fallos en los controles de calidad. Esta decisión abrió la posibilidad de reclamar a cientos de miles de afectados por estos implantes.

Fuente:

https://www.diariocritico.com/noticia/523687/nacional/informe-implantes:-millones-de-afectados-por-productos-no-respaldados-en-ensayos-clinicos.html